martes, 27 de julio de 2010

Glúp!



¿Cómo decir...?
Una impetuosa,
agua salada desborda.
Yo,
tomando pastas con té,
retozo,
entre estrellas de mar.


¿Cómo decir,
que vivo dentro de una pecera?
¿Cómo explicar,
que por debajo del agua se puede soñar?


Y en la mansión abandonada,
de la que es presa mi pecera,
se desquebrajan las vigas...
Todo parece estar anticuado.


¿Cómo decir,
que vivo dentro de una pecera?
¿Cómo explicar,
que prefiero no salir nunca jamás?



G.

2 comentarios:

  1. Uuuuuh que lugar más feo donde vivir, encerrado y sin poder escapar, con lo bonito que es echar a volar :(

    Te quiero tontito mioh =)

    ResponderEliminar
  2. No hay que dejar que el miedo a salir de esa pecera nos impida disfrutar el mundo de allá afuera.
    Aunque a veces, pensemoes que es mejor contemplar las mañanas, los atardeceres, las noches de luna llena o contar las estrellas hasta perder la cuenta, desde nuestra pequeña habitación, tras un cristal que haga de ventana, o dentro de una "pecera".
    ¡Un besín!

    Pd: ¡y no dejes el blog!

    ResponderEliminar